miércoles, 21 de noviembre de 2012

TRINI, UNA MUJER DE ANTES EN LOS TIEMPOS DE AHORA


Mi abuela es una mujer peculiar, estamos convencidos que si Almodóvar la descubriese Chus Lapreave se queda sin trabajo. Tiene 84 años pero una fortaleza de 22, todas las mañanas se levanta a las 10,30. Dice que levantarse antes es una tontería porque lo único que hace es molestar. Eso sí hasta la 13.00 no es mujer como ella dice.

Su proceso de tuneado consiste en unos minutos de estiramientos, se agacha y toca el suelo con las manos varias veces; una ducha de 50 minutos. Más tarde vestirse, hacer la cama, entre 20 y 30 minutos y desayunar. El proceso de hacer la comida suele llevarle otro par de horas, comer y recoger la cocina… Su vida es tremendamente estresante. Hasta que a las 4 empieza La Bandolera esta pobre mujer de 84 años no puede sentarse.


Yo siempre le digo que no es más limpio el que más limpia sino el que menos ensucia y ella debe ser bastante guarra por la cantidad de horas que dedica al día a la limpieza de si misma y de todo lo que le rodea.

Además de la Bandolera a Trini le gusta cultivarse, es una gran lectora se compra un par de periódicos a la semana que se lee desde la primera página hasta el último anuncio y por su puesto es fiel a Semana. Cinéfila reconocida, cuando se porta bien la llevamos a Kinépolis, con palomitas y después cena en Ginos. Es su segundo plan preferido para un sábado por la tarde.

El año pasado decidí que había llegado el momento de que Trini se adaptase por completo al siglo XXI, así que por primera vez fuimos a ver una película en 3D. Lo cierto es que nadie me quería acompañar y sabía que mi abuela apreciaría el humor de calidad. Así que el día después del estreno vimos en la sala 25 de Kinepolis Torrente 4. Cuando en Ginos, le comenté que las escenas de sexo me parecían excesivas me dijo: “Rica, no puedes ser tan monjil, hay que modernizarse que los tiempos son diferentes”.

Su plan preferido sobre todos los demás es limpiar. Un sábado por la tarde si consigue quedarse sola, nos hace creer que está viendo a la Campos pero tan pronto como cerramos la puerta, inspecciona la casa hasta dar con un armario que la asistenta no haya limpiado bien, para tirarse cuatro horas sacando toda la vajilla limpiando plato por plato y tenedor por tenedor cada una de las piezas de la cubertería. Trini adora limpiar y lo hace como nadie. De hecho entre sus planes de futuro (aunque ya le he explicado que el suyo es limitado) está montar una escuela para asistentas del hogar porque, según dice lo hacen todas fatal.

Además, mi abuela es de ideas fijas, conmigo por ejemplo ha hecho una clara predicción, está convencida que seré la sustituta de Cospedal, Espe o Saenz de Santamaría.  Tener una nieta política de Alianza Popular, podrá mitigar el decepcionante hecho de no haber tenido ningún nieto varón. Porque mi abuela es de las que tiene claro que los hombres y las mujeres no son iguales.

En mi familia es mítica la historia en la que durante una conversación en la que mi abuelo intentaba convencer a una policía municipal mujer de que le quitase una multa, mi abuela le dijo “váyase a fregar que es lo que tienen que hacer las mujeres de bien”.

3 comentarios:

irene córdoba gil dijo...

Eres digna nieta de ella!igual d crack y de cachonda !enhorabuena x rte post!sin duda una gran descripción para los que la conocemos !y está noche pizza y la voz,otra de sus grandes aficiones los tb show ,) jiji

PILU dijo...

JAJA QUE BUENO!!ESA TRINI!!

Cravingforbarneys dijo...

Jajaja me encantan tus post! Me río sola! Confieso que a veces los reeleo! Me encantan!