martes, 8 de enero de 2013

MOMENTOS PARA DEJAR ATRÁS...


Voy a aprovechar esta semana para hacer una recopilación de los momentos estelares del 2012. Instantes irrepetibles (gracias a Dios), aunque dado mi nulo autocontrol, tengo la sensación que me esperan unos cuantos más todavía por vivir.

Este año pasado cumplí 26 años el 5 de junio. En 2013 (el mismo día) cumpliré 27, así que si queréis enviarme regalos, por supuesto podéis hacerlo, os lo recordaré más adelante, de todos modos. No soy muy dada a grandes celebraciones la verdad. Las patas de gallo me amenazan desde hace tiempo. Me asusta pensar que a mi edad Britney ya llevaba dos divorcios, tres visitas a clínicas de rehabilitación y 80 millones de dólares generados (menos mal que yo de los críos me he librao, algo bien si he hecho).

En fin, que los cumpleaños no me gustan… Pero este año dije: "what the hell, no party no presents…"

Así que lo celebré… Organicé una súper fiesta. Para ello, hice lo que hago siempre antes de una fiesta importante, no comí ni cené ese día, mi intención era verme monísima. Así estaba yo, con un conjunto ideal que mis amigas me habían regalado. Perfecta, si no fuera porque, estoy convencida que mi madre tuvo un affaire con un pescador noruego; y a pesar de ser junio mi piel era blanca, más bien transparente.

Salvo por ese detalle, en un diccionario ilustrado junto a la palabra divina aparecía yo con mis nuevas sandalias de Magrit de 16 cms de tacón  que ese día estrenaba. Por supuesto, bebí como beben los peces en el río. A mi, que los años me traen arrugas pero la sabiduría se la dejan por el camino;,se me paso eso de que beber sin comer no es muy buena combinación. Así, después de la fiesta salí de mi casa (o eso me contaron) y llegué a Vanity haciendo más S que Jorge Javier  en una carroza del orgullo Gay.

En la puerta de la “Disco” ahí estaba yo, mega divina, hasta que mis sandalias de Magrit decidieron tropezar sin previo aviso. 14 escalones rodando después, con la ayuda de un par de Gorilas, y mi dignidad en el camino conseguí alzarme en la pista. Jamás una entrada despertó tanta admiración.

Mañana más  momentos que marcaron mi 2012. Meanwhile, Take Care & Do Not Try This At Home…

1 comentario:

Raquel Jiménez Bisuteria dijo...

si de lo que se trataba era de hacer una entrada estelar, prueba conseguida, pero para la próxima procura que no haya escaleras... jajaja

Besos

Raquel

http://raqueljimenezbisuteria.blogspot.com.es/